Spanish English

telefonoenfermeria

Hemos tomado como referencia de la creación de la Organización Colegial de Enfermería de España, el documento que, el 17 de mayo de 1902, envía la Asamblea de Practicantes de España a Su Majestad El Rey Alfonso XIII, con motivo de su Jura y Proclamación.

Sin embargo, la historia de la organización de lo que hoy denominamos profesión enfermera, es mucho más antigua. El desarrollo de las profesiones sanitarias esta ligada, en gran medida, al crecimiento y desarrollo de los Colegios Profesionales. Así, se sabe que, en el siglo XVI, se crean los primeros Colegios Profesionales de procuradores, abogados y, poco tiempo después, se crea el Protomedicato, el Protocirujanato, el Protomedicato y el Protobarberato, este último se crea por Pragmática sanción de los Reyes Católicos en 1500, y se deroga por Real Cédula de 13 de abril de 1780 por Carlos III.

Aunque se conocen documentos que hacen referencia a salarios de Sangradores y funciones de Platicantes y Enfermeras en distintos hospitales de los años 1660 y 1705, probablemente, la documentación más antigua, además de la citada en el párrafo anterior, sobre la Organización de la profesión, data de 1862, cuando un 17 de diciembre se presenta, para su aprobación por el Ministerio de Gobernación, el Reglamento para el Régimen de Sociedad de Ministrantes con sede en Madrid, aunque no puede negársele su vocación de nacional, dado no sólo su proximidad a la Corte, sino su carácter solidario con "la clase" de todas las provincias de España. A partir de la década de los sesenta de1800, los Colegios y asociaciones que se van formando lo harán con el nombre de practicantes, sangradores y ministrantes.

Además de la citada Sociedad de Ministrantes, germen de lo que hoy es el Colegio de Madrid, se dispone también de los Estatutos del Colegio de Sangradores y Practicantes de Sevilla, aprobados en sesión celebrada el día 23 de octubre de 1864. Probablemente sean estos los dos primeros vestigios asociativos de la enfermería española.

A partir de estas dos iniciativas, son muchos los compañeros que intentan unirse en torno a los Colegios profesionales, teniendo constancia documental de constituciones de Colegios Provinciales en Málaga (1897), Cádiz (1901), Valencia (1903), Ávila (1904), A Coruña (1906), por citar algunos.

Siguiendo el curso natural de las cosas, a la Asamblea de 1902 le siguió otra en 1903, en 1905 se celebra la III Asamblea Nacional, creándose la Junta Central de Colegios de España como órgano ejecutivo de la Asociación General de Practicantes.

En 1921 se celebra la llamada "Gran Asamblea" a la que acude el 75 por ciento del censo colegial, es decir, 4.127 socios. Durante esta Asamblea se aprueba el "Reglamento de la Federación Nacional de Colegios de Auxiliares en Medicina y Cirugía" y se ratifica la exigencia del Bachiller Elemental para acceder a la carrera, que había sido creada en 1888.

En el año 1945 se produce un primer intento de regular unos Estatutos comunes para estas profesiones, aunque la unificación definitiva no tendría lugar hasta que se aprobó el Real Decreto 1856/1978 de 29 de junio, que incluía unos Estatutos Generales para las tres secciones existentes entonces: enfermeros, practicantes y matronas.

Dichos Estatutos fueron elaborados siguiendo las previsiones de la Ley de Colegios Profesionales 2/1974, modificados posteriormente por el Real Decreto 306/1993, de 26 de febrero. Así, la enfermería, como profesión titulada y reconocida por el Estado, asume sus competencias de ordenación, defensa y representación de la profesión a través de la Organización Colegial de Enfermería.

Por último no podríamos dejar de citar la aprobación del Real Decreto 1231/2001, de 8 de noviembre de 2001, que incluye unos nuevos Estatutos Generales de la Organización Colegial de Enfermería de España, de su Consejo General y de la Ordenación de la Actividad Profesional de Enfermería, ha supuesto un verdadero hito histórico, al incluir por primera vez una expresa regulación de lo que se denomina principios básicos del ejercicio de la profesión. Dichos principios atribuyen a la Organización Colegial la ordenación de la actividad profesional, orientada hacia la mejora de la calidad y la excelencia de la práctica profesional, como instrumento imprescindible para la mejor atención de las exigencias y necesidades sanitarias de la población y del Sistema Nacional de Salud.

Sin embargo, muchos han sido los inconvenientes que ha encontrado la profesión para organizarse de una manera estable a lo largo de los años, algunos comunes a los de otras profesiones, las distancias, los pocos recursos, la falta de reconocimiento social, sin duda fueron en gran medida determinantes de esa falta de unidad en torno a una organización, sin embargo, un problema estructural que, históricamente ha sido siempre motivo de discordia y desunión, ha sido el de la falta de una denominación única y la falta voluntad de integración por parte de sus miembros. Así, denominaciones propias como la de parteras, comadres, comadronas, asistentes obstétrico ginecológicas, ministrantes (1946), practicantes (1857), enfermera (1915), Ayudante Técnico sanitario (1955) y enfermera (1977), se unen con otras denominaciones que podríamos denominar como dudosas o al menos compartidas con otras profesiones, como es el caso de sangrador, cirujano sangrador, barbero, flebotomiano, dentista, cirujano menor, callista, podólogo o fisioterapeuta.

Todo esto conlleva una tremenda indefinición de la profesión, que no solo no se encuentra cobijada bajo una Organización única, sino tampoco bajo unos planes de estudios comunes, y por tanto, el desarrollo profesional, no tiene unas bases únicas y comunes a todos los profesionales que siglos después, fueron el germen de otras profesiones (dentistas, podólogos, fisioterapeutas) en algunos casos o de la propia naturaleza de lo que hoy conocemos como profesión enfermera.

 


Etapas

Así pues, podemos afirmar que, existe una fase que podríamos denominar como de "consolidación profesional", que sería aquella en la que, por un lado, se crea la figura de cirujano sangrador por Real Decreto de 16 de junio de 1827, por otro lado se crea la figura de cirujano menor o ministrante por Real Orden de 29 de junio de 1846 y la Ley de Bases de 9 de septiembre de 1857, por la que se aprueba la Instrucción Pública, recogiendo en su artículo 40 la supresión de las enseñanzas conducentes a la obtención del título de cirujano menor o ministrante y crea la figura de practicante.

Para concluir esta etapa de consolidación, sería conveniente recordar que, ya el Fuero Juzgo de Eurico del año 680 se hace referencia a los sangradores.

Una segunda fase diferente a la anterior, es aquella que podríamos denominar como de "desarrollo académico", en la que necesariamente hay que hacer referencia a una serie de normas que nos fueron consolidando como profesión hasta llegar a ser universitarios. Así, los estudios conducentes a la obtención del título de practicantes se reguló por Real Orden de 26 de junio de 1861, modificándolo e incorporando los estudios de matrona por Real Orden de 21 de noviembre de 1888.

Estos estudios son a su vez modificados en los años 1901 y 1902, sin embargo, en esta etapa, puede decirse que existe un antes y un después a dos fechas claves. La primera, cuando el Dr. Federico Rubio y Gali crea, en 1896, la primera Escuela de Enfermeras de Madrid en el Instituto Quirúrgico de Terapéutica Operatoria, que más tarde pasó a denominarse como la Escuela de Santa Isabel de Hungría. La segunda, cuando la Real Orden de 7 de mayo de 1915, aprueba el programa de los conocimientos que son necesarios para habilitar de enfermeras a las que lo soliciten, pertenecientes o no a las comunidades religiosas.

Esta Escuela fue ejemplo de otras que, como la de la Cruz Roja o la Escuela de Enfermeras del Montepío de Santa Madrona, Instituto de amparo y protección a favor de mujeres que viven de su trabajo, la tomó como modelo enviando al Dr. Baltasar Pijoan para su estudio y análisis antes de abrir la citada Escuela en la Barcelona de 1917.

Ya con posterioridad, la nueva organización de los estudios de practicante, enfermeras y matronas, dan pie a una nueva titulación, la de Ayudante Técnico sanitario por la Orden de 4 de julio de 1955, y la Directiva 77/453/CEE y la Orden de 31 de octubre de 1977, por las que se crean las bases para la elaboración de los planes de estudios conducentes a la obtención del título de Diplomado en Enfermería.

Así las cosas, si tuviéramos que hacer un ejercicio de síntesis y recoger en breves líneas los hitos de la enfermería en este siglo, habría que recurrir necesariamente a la aportación de la enfermera a la incorporación de la mujer en el ámbito académico y del trabajo a partir de la creación de la primera Escuela de Enfermería de España creada en Madrid, la de Santa Isabel de Hungría, a la unificación de la profesión en el doble ámbito, académico, incorporando en un sólo plan de estudios, el de ayudante técnico sanitarios, a practicantes, matronas y enfermeras, mediante la Orden de 4 de julio de 1955, y la incorporación de los estudios enfermeros a la universidad.

Un desarrollo académico y legislativo que tendrá su culminación con la unificación de la Organización Colegial mediante el Real Decreto 1856/1978 y el Real Decreto 1231/2001, por el que se aprueban los Estatutos Generales de la Organización Colegial de Enfermería de España, del Consejo General y de Ordenación de la actividad profesional de enfermería. Un verdadero hito histórico al incluir por primera vez una expresa regulación de lo que denomina principios básicos del ejercicio de la profesión.

Dichos principios atribuyen a la Organización Colegial la ordenación de dicha actividad profesional, orientada hacia la mejora de la atención de las exigencias y necesidades sanitarias de la población y del sistema sanitario español.

En la actualidad, las funciones de ordenación, representación y defensa de la profesión de los Colegios Profesionales tienen una doble naturaleza:

1.- Funciones públicas: establecimiento y regulación del orden profesional, deontología, funciones disciplinarias y representación en el ámbito administrativo, principalmente.

2.- Funciones privadas: dotación de servicios de diversa naturaleza, foramtiva, póliza de Responsabilidad Civil, asesoría jurídica, servicios informáticos, convenio con entidades aseguradoras y financieras, entre otras muchas.

Organización Colegial de Enfermería

Mapa Consejos Autonómicos     Colegios Provinciales

Empleo y Emprendimiento

Empleo y emprendimiento

Eventos del Consejo

Mié, 26 Abr, 2017, 06:00AM - Vie, 28 Abr, 2017, 11:00PM
XVI Congreso AEETO
Vie, 19 May, 2017, 08:00AM - Sáb, 20 May, 2017, 08:00PM
XVIII Congreso Sociedad Española de Enfermería Radiológica
Sáb, 27 May, 2017, 01:00AM - Jue, 01 Jun, 2017, 10:00PM
CONGRESO INTERNACIONAL DE ENFERMERÍA

Escuela Internacional de Ciencias de la Salud

Imagen Escuela de Ciencias de la Salud

Volver