• Inicio

Felipe Cañadas

El subdirector de Enfermería del Complejo Hospitalario Torrecárdenas, Felipe Cañadas, ha sido nombrado enfermero del año por el Colegio de Enfermería de Almería. 

¿Se esperaba ser nombrado enfermero del año?

No, fue una gran sorpresa orquestada por mis compañeros. Quiero agradecerles profundamente que hayan pensado en mí y, aunque en esta ocasión he sido yo, sinceramente creo que este reconocimiento lo merecen todas y cada una de las enfermeras que cada día hacen algo increíble, cuidar de aquellos que más lo necesitan.

¿Cómo fue para usted recibir el premio?

Fue muy especial, sobre todo, porque es un reconocimiento que, si bien lo otorga el órgano más importante de la enfermería almeriense, nuestro colegio, lo verdaderamente importante para mí fue que la elección emanaba de mis compañeros. Creo que la primera idea nació de la Unidad de Salud Mental y, poco a poco, se extendió por todo el Complejo Hospitalario Torrecárdenas e, incluso, por centros de atención primaria y de la sanidad privada. 

¿Cómo es su día a día como enfermero?

Actualmente trabajo como subdirector de Enfermería en el Complejo Hospitalario Torrecárdenas. Actuamos como un equipo, nuestro lema es que el paciente y nuestros profesionales son únicos y así debemos hacérselo sentir. Definir la normalidad es harto difícil en un lugar con cerca de 4.000 profesionales, más de 660 camas y varios centros, pero lo que solemos hacer a primera hora es vernos con el supervisor que ha estado esa noche para ver si se han producido incidencias. Posteriormente, nos tomamos un café y comenzamos la jornada. Lo primero es analizar cómo está el hospital en cuanto a número de pacientes, altas y ausencias. Continuamos con reuniones para planificar, mejorar o cambiar aspectos con los que no estamos del todo conformes. En sanidad todo es mejorable. También ayudo a los profesionales que deciden acreditar sus competencias profesionales o su unidad. Otra de las cosas gratificantes de mi puesto actual de trabajo es la coordinación de actividades lúdica-educativas a través de la Comisión del Niño Hospitalizado y junto a los maestros de las aulas hospitalarias. Un ingreso de un menor ocasiona situaciones que, cuando menos, son comprometidas para él, su familia y el personal del centro, por lo que todo el equipo hospitalario debe ayudar en la recuperación. Hacemos más de 50 actividades al año dirigidas a ellos.       

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?

Algo que siempre nos ha caracterizado, aunque ahora muchas profesiones hacen suyo: cuidar. Me encanta el contacto con las personas, saber cómo se llaman, cómo han pasado el día, que seas su profesional de referencia o que se paren a saludarte para agradecerte los cuidados. Todo esto es algo que te reconforta plenamente. Ahora, desde el puesto directivo en el que estoy, me gusta el contacto directo con los profesionales. Tratamos de ser una dirección de puertas abiertas, porque las mejores ideas surgen de escuchar a los que nos rodean. Me encanta ver cómo cada vez más las enfermeras copan puestos de gestión, presentan proyectos de investigación y están presentes en las Comisiones o en grupos de trabajo de nuestro centro. Damos cuidados de calidad, pero aportamos calidez. Aunque cuidar es algo innato en el ser humano, nosotros lo hacemos de forma profesional, es decir, aplicamos los conocimientos y habilidades adquiridos a lo largo del tiempo a través del estudio diario y de la experiencia continua. Todo esto suma, pero lo que nos hace ser una profesión excelente es nuestra actitud. Cuando nos encontramos con un problema, lo abordamos como una oportunidad.

¿Siente que los enfermeros están reconocidos en la sociedad o considera que aún queda trabajo por hacer en ese sentido?

Queda mucho trabajo por hacer, aunque, si nos retrotraemos unas décadas, el papel de la enfermera ha crecido exponencialmente. Tenemos más responsabilidades, investigamos y demostramos que somos buenos gestores. La sociedad nos reconoce como excelentes profesionales, y así se ratifica en la última edición del Barómetro Sanitario del Ministerio de Sanidad, siendo la profesión mejor valorada. ¿Qué nos falta? Lo primero es creernos que somos buenos. Entre nuestros compañeros hay referentes en cuidados que deben ser nuestro faro. Tenemos que continuar siendo líderes en cuidados y publicar aquello que hacemos. En el sistema sanitario público de Andalucía somos pioneros en prácticas avanzadas en ostomías, en heridas. Contamos con enfermeras gestoras de casos que son el espejo en muchas otras comunidades. La web PiCuida, junto a los Colegios Profesionales, nos están dando esa visibilidad que nos falta.

¿Cómo ve la sanidad en España?

Tenemos un sistema sanitario donde cada uno aporta lo que puede y recibe lo que necesita, es un modelo ejemplar pero que debemos cuidar. La sanidad española se encuentra entre las mejores de Europa, y esto lo corrobora el último estudio de la OCDE de noviembre de 2017. La esperanza de vida es la más alta de la Unión Europea, todo esto a pesar de que gasto sanitario per cápita, y en porcentaje del PIB es inferior a la media de la Unión Europea, lo que deja entrever el elevado grado de eficiencia de la sanidad nacional, debido a la calidad de sus profesionales. Pero hay muchas cosas que mejorar, como la fuga de profesionales a otros países, el escaso tamaño de las plantillas, la estabilidad laboral, el acceso o las listas de espera. Tal vez es hora de plantearnos cambios, como potenciar consultas y pruebas en turno de tarde o ampliar los horarios incluyendo los sábados. Pero eso, sin duda, debe ir acompañado de mayor inversión.

¿Qué le aporta el formar parte del Colegio Oficial de Enfermería?

El Colegio Oficial de Enfermería está posicionado como un pilar básico en la sanidad almeriense. Es un lugar de encuentro para enfermeras, ofrece formación acreditada gratuita, asesoramiento jurídico, apoya todas las iniciativas de enfermería, nos mantiene informados de todas las novedades, otorga prestaciones económicas y cuenta con un servicio de biblioteca, entre otras cosas. Estoy colegiado desde que acabé mis estudios, he sido alumno y docente en este colegio y solo tengo palabras de agradecimiento. Quiero desearle toda la suerte a María del Mar García en su nueva etapa como presidenta y agradecerle a Mari Carmen del Pozo sus años de dedicación, posicionando a este colegio como un referente.

¿Qué le pediría a las administraciones públicas para mejorar su sector?

Indudablemente que cuenten con Enfermería, que apuesten por el sistema sanitario público como garante de una calidad universal y de calidad. También que aumenten las plantillas, que cada vez que una enfermera o enfermero sea nombrada/o directora/o de una unidad sea aceptadas por todos, ya que se le nombra por su valía, y no por su categoría profesional. También tengo un sueño, y es la implantación de un centro sanitario dividido por niveles de cuidados y no por patologías, con enfermeros al frente de los servicios de cuidados.

Mónica León

Contenido revisado en Enero de 2021
Política de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación y personalizar publicidad. Ten en cuenta que si las rechazas, no podrás usar todas las funcionalidades del sitio web.