ES EN
Viernes, 25 Septiembre 2015 12:42

Niños con enfermedades neuromusculares buscan enfermeras voluntarias

Escrito por

Apenas han cumplido los cinco años de edad cuando la enfermedad neuromuscular se cruza en su camino. No existe un tratamiento farmacológico y no tienen cura. “A los padres les surgen muchas dudas. La primera reacción es venirse abajo. En las primeras consultas apenas preguntamos y cuando hemos asumido el diagnóstico decidimos, por suerte, acudir a fundaciones o asociaciones de pacientes”, comenta Javier Pérez Mínguez, de la Fundación Ana Carolina Díez Mahou.

La fundación trabaja, día a día, con la intención de ayudar a todos aquellos niños con algún tipo de enfermedad neuromuscular genética, en especial aquellos que padecen miopatías mitocondriales o distrofias musculares. Unas dolencias que se definen dentro de las conocidas como enfermedades raras pero que, en su conjunto, afectan a un importante número de familias.

La enfermería tiene un papel fundamental dentro y fuera del hospital con estos pacientes. “Las enfermeras son las que viven el día con los niños y sus familia. La enfermera de enlace funciona de maravilla y la domiciliaria nos ayuda en el cui dado de nuestros hijos y supervisa su calidad de vida”, explica Pérez Mínguez. Por ello, desde la fundación hacen un llamamiento a aquellas enfermeras que quieran colaborar con estas familias. “Cuando estamos en el hospital, la asistencia es completa, pero cuando llegamos a casa el mundo se nos viene encima, ya que son niños cuya patología tiene diferentes síntomas; por ejemplo, los mitocondriales pueden sufrir ataques epilépticos, problemas de movilidad, dificultad respiratoria, problema renal…”, relata Pérez Mínguez.

Un granito de arena

Son enfermedades que no afectan a un único órgano. “Los padres estamos muy concienciados e intentamos hacerlo todo en casa, además, nos da miedo ir a los hospitales porque cuando un niño llega con infección, por ejemplo, el ingreso suele ser muy largo y una cosa lleva a la otra… Por lo que sería genial poder contar con la colaboración de una enfermera, aunque fuera una hora a la semana. Cualquier ayuda es bienvenida; evitaría ingresos hospitalarios y daría un mayor respiro a las familias que por lo general tienen más hijos.

Alicia Almendros

Contenido revisado en Julio de 2020

Utilizamos cookies analíticas propias para obtener información estadística sobre la navegación de los usuarios con el fin de medir la actividad de este sitio web e introducir mejoras en nuestros servicios. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ.