Imprimir esta página

Los pacientes crónicos rechazan que los farmacéuticos controlen su tratamiento

La crisis económica de hace unos ha tenido impacto en los ingresos de las oficinas de farmacia de toda España y como solución a esa pérdida de beneficios ha surgido una figura no regulada que se autodenomina “farmacia comunitaria” y que pretende prestar asistencia sanitaria y hacer seguimiento de los pacientes tanto en la farmacia -un negocio privado con ánimo de lucro-  como a domicilio.

Para leer la noticia completa pulse aquí

Utilizamos cookies analíticas propias para obtener información estadística sobre la navegación de los usuarios con el fin de medir la actividad de este sitio web e introducir mejoras en nuestros servicios. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ.