Los pacientes crónicos rechazan que los farmacéuticos controlen su tratamiento

La crisis económica de hace unos ha tenido impacto en los ingresos de las oficinas de farmacia de toda España y como solución a esa pérdida de beneficios ha surgido una figura no regulada que se autodenomina “farmacia comunitaria” y que pretende prestar asistencia sanitaria y hacer seguimiento de los pacientes tanto en la farmacia -un negocio privado con ánimo de lucro-  como a domicilio.

Para leer la noticia completa pulse aquí

Contenido revisado en Enero de 2021
Política de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación y personalizar publicidad. Ten en cuenta que si las rechazas, no podrás usar todas las funcionalidades del sitio web.