esen

telefonoenfermeria

Fidel Rodríguez, presidente de la Sociedad Española de Enfermería Familiar y Comunitaria

La educación es, desde mi punto de vista, el mayor de los logros de la humanidad. Y persistirá. Cuando se hace bien, los beneficios para quien la recibe son incalculables, abre a las personas a mundos diferentes, a nuevas aventuras, a realidades tangibles y a su propio desarrollo intelectual. Pero hay veces que la educación, la mala educación, aunque se tenga por buena, la de siempre, se convierte en un arma de doble filo y encorseta la inteligencia de quien la recibe.

Estoy leyendo Cixí Emperatriz, de Jung Chang, que curiosamente ilustra muy bien, cómo, cuando se educa mal, sólo sirve para traer desgracias. A Guangxu, su hijo adoptivo y futuro emperador, se le educa de la forma tradicional china, la que regía en la Ciudad Prohibida y que se basaba en el confucionismo.  Guangxu se preocupaba por el pueblo, por su malestar (tenía que ser compasivo, magnánimo…), pero no hacía nada por remediar sus problemas. Era incapaz de pensar por sí mismo, de mirar a otros lados, de observar, de abrirse a los nuevos conocimientos, de impulsar avances en su país. Solamente Weng,  su tutor, alumbraba su desarrollo intelectual. Sucumbió.

Seguramente la educación de un ministro, que sólo hace caso a sus preceptores, esos que están educados en la tradición, como Guangxu, que sólo tienen una referencia de la enfermería, la que llega de los médicos (estos preceptores suelen ser médicos) es, desde nuestro punto de vista, una mala educación, una mala influencia.

Los preceptores de los que se ha rodeado esta ministra: burócratas tradicionalistas, incapaces de innovar, de mirar a su alrededor, de entender la nueva sociedad, la sociedad de su tiempo, la sociedad del cuidado, de la enfermería, están contribuyendo a su propio desastre. Ministra, su destino es sucumbir. No puede seguir viendo a la enfermería de este país de forma compasiva o de forma magnánima, pero no hacer nada por resolver sus problemas y firmar pactos que no cumple.

La enfermería se educa, y lo hace bien: mira a su alrededor y es permeable a los cambios, cambios que permiten a los pacientes recibir mejores cuidados, más científicos, de mayor calidad y más seguros. Recuperar la salud no se puede siempre, ahí reside la necesidad de cuidados. Antes, durante y después de padecer una enfermedad se necesitan cuidados enfermeros.

Los enfermeros/as están siempre dispuestos/as a ayudar y lo hacen desinteresadamente, pero todo tiene un límite, lo marca su buena educación.

 

Eventos del Consejo

Jue, 13 Dic, 2018, 08:00AM - Vie, 14 Dic, 2018, 05:00PM
X Reunión Nacional Sección de Pie Diabético de la SEACV
Vie, 01 Feb, 2019, 08:00AM - Sáb, 02 Feb, 2019, 05:00PM
Jornadas sobre Gestión de Conflictos en el Ámbito Sanitario: "Negociar de forma efectiva"

InfoEnfermería

Imagen Infoenfermeria

¡SUSCRÍBETE AL BOLETÍN ENFERMERO!

Boletín Enfermero

¡SUSCRÍBETE A ENFERMERÍA FACULTATIVA!

Revista Digital

Volver

Para poder ofrecer los servicios de la web y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Por el mero hecho de navegar por la página usted acepta el uso de cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas consulte la Política de Cookies.