esen

telefonoenfermeria

La primera consulta enfermera para celíacos en la Comunidad Valenciana

Amparo Cuenca, en la consulta Amparo Cuenca, en la consulta

Cuando a la hija de Amparo Cuenca, coordinadora de Enfermería del centro de salud Los Ángeles de Alicante, le diagnosticaron celiaquía con nueve meses, ella decidió comenzar a informarse y a preguntar a otros padres sobre cómo debía afrontar esta nueva realidad en su familia. Ahora, 16 años después, dirige la primera consulta de enfermería para pacientes celíacos en la Comunidad Valenciana, que ha puesto en marcha el Departamento de Salud Alicante Hospital General, y le gustaría que esta iniciativa se convirtiese en un referente a nivel nacional “porque es necesario que los afectados reciban la ayuda que necesitan”. “Tenemos que formar a las enfermeras para que sepan exactamente qué es un celíaco y qué recomendaciones hay que darles una vez que les han diagnosticado la enfermedad”, afirma Amparo Cuenca, que empezó dando charlas para formar al personal de enfermería y conseguir que todos los centros de salud puedan atender a estos pacientes de la mejor manera posible. “He formado a las enfermeras de los otros centros para que puedan realizar el seguimiento a los pacientes una vez que han sido dados de alta en esta consulta. Si tienen dudas o hay transgresión en la dieta, vuelven a remitirme al paciente”, comenta.

A pesar de que un 10% de la población padece celiaquía, según las estimaciones de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, todavía hay un 75% de los pacientes sin diagnosticar, por lo que aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a la ayuda que hay que brindar tanto a los pacientes adultos como a los padres de los más pequeños. Una vez que el médico diagnostica la enfermedad, los afectados acuden a la consulta de Amparo Cuenca y ella les aconseja sobre la dieta que tienen que llevar a partir de ese momento y, en el caso de que sean menores, explica a sus padres cómo tratar la situación. “La consulta es dinámica porque ellos me cuentan lo que saben sobre la enfermedad y yo les ayudo. Es un tema muy fácil y con dos o tres sesiones suele ser suficiente para informar del todo a los pacientes”, subraya.

“La dieta es estricta 
y para toda la vida”

Durante las consultas, Cuenca tiene unos objetivos marcados a la hora de explicar a los pacientes cómo deben comportarse. En primer lugar, les da la información necesaria sobre la dieta y les enseña a manipular los alimentos para que no haya contaminaciones. Después, brinda a los celíacos y a sus familiares ayuda emocional para “disminuir la ansiedad ante el diagnóstico y el tratamiento que deben llevar siempre”.

Los afectados no deben olvidar unas pautas básicas porque en el caso de que no las sigan, volverán los problemas derivados de la intolerancia al gluten. “La dieta es estricta y para toda la vida, tiene que ser variada y equilibrada, los alimentos naturales deberán ser la base de esta dieta y ante la duda con algún producto, es mejor no consumirlo”, apunta Cuenca.

Enseñar a comer
Cuenca reconoce que es más fácil enseñar estos nuevos hábitos alimenticios a los bebés y adultos que a los adolescentes. “Cuando un niño con ocho años ya ha comido de todo es muy complicado decirle que debe dejar de hacerlo, pero cuando a un bebé se le empieza a educar desde cero, al crecer ya está acostumbrado y sabe los alimentos que puede y no puede comer”, manifiesta Cuenca. “Ahora está todo más normalizado, pero cuando hace 15 años yo iba con mi hija y pedía que me hiciesen un filete en una sartén limpia y con aceite nuevo, la gente no llegaba a entenderlo”, resalta.

Para los pacientes, la gran duda suele ser por dónde empezar a comprar en el supermercado. Cuenca explica que cada vez son más los centros que tienen alimentos específicos sin gluten, pero también aconseja que la gente se fije en el etiquetado “porque algunos productos llevan aditivos con gluten y no lo sabemos”.

Durante estos primeros meses, Amparo Cuenca ya ha atendido a diez pacientes y espera que poco a poco los celíacos se vayan enterando y acudan a informarse. “La gente tiene que saber que la celiaquía es una enfermedad hasta que se diagnostica, después es una limitación y una vez que se aprende a tener una dieta sin gluten, deja de ser un problema”, afirma la coordinadora de Enfermería del centro de salud Los Ángeles.
Cuenca está contenta con el resultado de la consulta porque era una meta que se había puesto ella hace muchos años y, finalmente lo ha conseguido, pero recalca que no hay que dejar de crecer en este campo porque hay “muchísimas cosas para hacer”.


Ángel M. Gregoris

Eventos del Consejo

InfoEnfermería

Imagen Infoenfermeria

¡SUSCRÍBETE AL BOLETÍN ENFERMERO!

Boletín Enfermero

¡SUSCRÍBETE A ENFERMERÍA FACULTATIVA!

Revista Digital

Volver

Para poder ofrecer los servicios de la web y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Por el mero hecho de navegar por la página usted acepta el uso de cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas consulte la Política de Cookies.