¿Cubre el seguro de hogar los daños causados por nevadas?

Sin duda, el temporal Filomena se puede considerar un episodio de meteorología extrema y excepcional en España, ya que desde hacía años no se registraban espesores de nieve de entre 30 y 50 centímetros y temperaturas mínimas que han batido récords históricos. Así, en Clot de la Llança (Pirineos) se llegó a alcanzar una temperatura mínima de -34,1 ºC, la temperatura más baja alcanzada en la Península Ibérica desde que existen registros.

Los daños por nevada en las viviendas han sido uno de los problemas más comunes causados por este fenómeno atmosférico. Contar con un seguro de hogar que cubra los daños por nevada es la mejor opción para no tener que preocuparse de reparar los posibles desperfectos. No obstante, conviene saber qué cubren exactamente las pólizas y qué situaciones o elementos quedan excluidos.

Si el seguro de hogar contempla los daños por fenómenos atmosféricos, la vivienda está protegida ante los posibles desperfectos que puedan ocurrir por viento, granizo, lluvia y nieve. Esta cobertura incluye tanto los daños materiales a los bienes asegurados (tejados, terrazas, elementos de canalización, etc.), así como las goteras y filtraciones.

A diferencia de otros fenómenos atmosféricos como el viento o la lluvia, en el caso de la nieve normalmente no es necesario que se cumplan unos límites mínimos de velocidad o cantidad para reclamar al seguro de hogar.

Sin embargo, esta cobertura no aplica cuando los daños se han producido por un defecto en la construcción o por falta de mantenimiento o conservación del inmueble o de los bienes.
También se excluyen los desperfectos que se originen en los elementos que se encuentren al aire libre, como pueden ser los muebles del jardín, y todos aquellos que deriven de una imprudencia, como el supuesto de los daños producidos por la nieve que entre por puertas o ventanas sin cerrar o con cierre defectuoso.

En caso de corte en el suministro de electricidad a consecuencia de la nieve, el seguro del hogar podrá hacerse cargo de las pérdidas por los alimentos que tengamos en el frigorífico y en el congelador, si incluye la cobertura “Daños a Bienes Refrigerados”.

Si la nieve de la vivienda ocasionara algún daño físico o material a terceros, la aseguradora se hará cargo de las indemnizaciones, los daños corporales o materiales y perjuicios ocasionados a terceros, así como de los costes judiciales y gastos, siempre y cuando el seguro de hogar incluya la cobertura de “Responsabilidad Civil”.

Otro elemento a tener en cuenta es que las heladas, a diferencia de las nevadas, no están cubiertas por la gran mayoría de los seguros. Sin embargo, en el caso de tuberías rotas por congelación, el seguro del hogar debería hacerse cargo de la reparación.

En los casos de daños por nieve en los tejados de los edificios de viviendas, los seguros multirriesgo de las comunidades de propietarios se podrán hacer cargo de los desperfectos. Por último, hay que recordar que es muy importante comunicar cuanto antes a la aseguradora los daños materiales sufridos a consecuencia de la nevada, ya que cuanto menos tiempo transcurra entre la fecha en la que se produce el siniestro y la solicitud, antes se realizará la tramitación.

Natalia Gutiérrez

Contenido revisado en Enero de 2022.
 © Consejo General de Enfermería 2022
Política de cookies

En cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, CGE le informa del uso de cookies técnicas y analíticas, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para mejorar nuestros servicios. Puede “rechazar cookies”, en cuyo caso, únicamente se instalarán las cookies técnicas necesarias para el funcionamiento de la página web. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.