El CGE avisa: retrasar las segundas dosis pone en serio peligro el objetivo de alcanzar cuanto antes la inmunidad de grupo

Las enfermeras españolas ya han administrado más de 54 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19. Un hito que sitúa al país en lo más alto de la vacunación en el mundo y que pone de relieve la gran profesionalidad de todos aquellos que están trabajando sin descanso en la mayor campaña de la historia. Conseguir la tan ansiada inmunidad de grupo es el principal objetivo frente a esta crisis y administrar las segundas dosis en los tiempos marcados por las autoridades sanitarias (21 días Pfizer y 28 Moderna) es imprescindible para lograrlo.

“A nivel individual, retrasar unas semanas la dosis puede no tener ningún efecto, pero, cuando el objetivo de la población es conseguir una inmunidad de grupo, el hecho de retrasarla sí puede ser un problema”, afirma Guadalupe Fontán, enfermera del Consejo General de Enfermería.

Ante aquellas instituciones o administraciones que valoran retrasar estas segundas dosis, Fontán insta a que se inoculen en tiempo para continuar con el avance conseguido hasta este momento. “Aunque la ficha técnica sí que permite el retraso de algunas semanas, consideramos que es muy importante completarlo lo antes posible para mantener esa inmunidad de grupo y alcanzar el mayor grado de inmunización lo antes posible”, destaca la enfermera. Además, las personas tienen que saber que no están protegidas con una sola dosis y que se están produciendo numerosos contagios tras la primera inoculación.

De la misma forma opina Florentino Pérez Raya, presidente del CGE, que insta a las administraciones a gestionar de manera precisa esta campaña porque “nos jugamos mucho”. “El Gobierno central y los gobiernos autonómicos deben poner todo de su parte para cumplir los plazos porque es imprescindible que la mayoría de la población esté inmunizada cuanto antes. Asimismo, nosotros como población debemos cumplir y también vacunarnos. En un momento como el actual no podemos retrasar las citas para irnos de vacaciones porque es ahora cuando debemos demostrar que somos una sociedad”, puntualiza el presidente de los 325.000 enfermeros de España.

Además de una vacunación imparable, la quinta ola de contagios también parece no tocar techo, situación que preocupa enormemente a los sanitarios que se encuentran día a día trabajando sin descanso desde hace ya un año y medio. En este sentido, desde el Consejo General de Enfermería recuerdan la importancia de continuar con las medidas de prevención e instan a la responsabilidad individual para prevenir rebrotes.

“No debemos bajar la guardia ni aun estando vacunados porque las vacunas no evitan la infección, sino que en la mayoría de los casos minimiza los síntomas y las complicaciones. Es muy importante respetar las medidas como la mascarilla y la distancia de seguridad. Solo siendo responsables conseguiremos el bien común”, resalta Pérez Raya.

Para las enfermeras, es fundamental que la gente comprenda que, a pesar de estar vacunados, se puede contraer el virus y pueden tener secuelas como el COVID persistente, aunque los síntomas hayan sido leves. De hecho, según los propios datos del Ministerio de Sanidad, el 5% de los ingresados actualmente por COVID-19 son personas ya vacunadas con la pauta completa. El resto de los infectados no tienen la vacuna o la tienen incompleta. Por esto mismo, la Organización Colegial recalca que la vacunación funciona y es primordial continuar con ella lo más rápido posible.

Ángel M. Gregoris

Contenido revisado en Junio de 2021
 © Consejo General de Enfermería 2021
Política de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación y personalizar publicidad. Ten en cuenta que si las rechazas, no podrás usar todas las funcionalidades del sitio web.