esen

telefonoenfermeria

Las universidades apuestan por un futuro con enfermeros de primera y enfermeros de segunda

La profesión enfermera camina hacia a un horizonte de incertidumbre gracias a la postura que han adoptado algunos decanos y directores de las Escuelas y Facultades sobre la adaptación del título de diplomado a graduado en Enfermería. Estos centros, públicos y privados, están cobrando cantidades que oscilan entre los 420 y los 6.576 euros por la realización de cursos de adaptación al Grado de Enfermería, según revela un informe llevado a cabo por el Consejo General de Enfermería. Esta práctica persigue fines lucrativos y puede crear situaciones muy injustas y discriminatorias para con los enfermeros. Pero, además de eso, resulta incongruente con la postura oficial que ya había adoptado la Conferencia Nacional de Directores de Centros Universitarios de Enfermería (CNDCUE), que dejó claro en las Declaraciones de Valencia y Madrid -2009 y 2011- que “las competencias profesionales de los Diplomados en Enfermería son las mismas que las que obtienen los nuevos Graduados en Enfermería”. Sin embargo, ahora cobran una media de 2.532 euros con una finalidad puramente económica que no puede entenderse desde ningún resorte de la profesión enfermera.

Sin embargo, las consecuencias de la instauración de esos cursos de adaptación al Grado van más allá. El Consejo General de Enfermería, de la mano del sindicato SATSE y de otros agentes del sector, denuncia que estas prácticas conducen a una fragmentación y división clara entre los enfermeros diplomados y los graduados, si asumimos que sus competencias son idénticas, tal y como refieren la CNDCUE. Un ejemplo claro se produce en el acceso a la Administración Pública. Para acceder al Grupo A1 del personal funcionario de carrera, tal como recuerda la Conferencia en su Declaración de Madrid, “se exigirá la posesión del título de Grado”. Es decir, que los diplomados verán cercenados sus derechos y sólo podría acceder al Grupo A2. La Mesa de la Profesión Enfermera (Consejo General-SATSE), ya logró en julio del año pasado un acuerdo con el Ministerio de Sanidad para un acceso universal de los enfermeros al Grupo A1.

El camino emprendido por los representantes del mundo universitario implica paradojas como que enfermeros diplomados que ejercen la docencia están ya formando a los futuros graduados sin tener derecho a acceder al Grupo A1. Además, según el estudio llevado a cabo desde el Consejo, si los 270.000 enfermeros actuales quisieran obtener el título de graduado, con la oferta actual se tardarían 100 años en que todos los enfermeros de España convalidaran su título, lo que el Consejo considera una situación de “explotación y abuso”, califica de “humillación” el hecho de tener que pasar por las aulas para que reconozcan unas competencias ya reconocidas previamente y pagando una cuantiosa suma de dinero por ello.

La situación de hace 35 años

La fragmentación de la profesión entre unos profesionales “de primera” y otros “de segunda” ya fue algo a lo que se enfrentaron los representantes de la enfermería hace 35 años cuando se produjo una situación parecida entre los nuevos “diplomados” y los ATS, algo que acabó en que los enfermeros españoles eran todos “diplomados”.

Sin embargo, la profesión puede sufrir un nuevo revés ante la pasividad de decanos y directores de escuelas universitarias. El Ministerio de Educación ultima un Real Decreto que deja de lado a la Enfermería y beneficia a otras profesiones sanitarias como Medicina, Farmacia, Veterinaria y Odontología. Los decanos de sus facultades han velado por los intereses de sus compañeros y la modificación de la normativa se encamina a que, con los mismos créditos que cursan estas titulaciones reciban el título de nivel de Master. Éste título les da acceso directo a la tesis doctoral sin tener que cursar el máster correspondiente.

El Consejo General de Enfermería y el sindicato mayoritario SATSE han anunciado irán una vez más de la mano para poner fin a cualquier discriminación de los profesionales -entre sí y con otros titulados universitarios- y a que algunas universidades cobren cuantiosas sumas por adaptar la titulación hacia el Grado cuando esos mismos directores y decanos han reconocido públicamente exactas competencias entre los diplomados y los graduados en Enfermería. Las conversaciones con las Autoridades ya se han iniciado de cara a que se produzca un reconocimiento automático del Título de Graduado a todos los diplomados en Enfermería, sin curso de adaptación alguno ni coste económico.

Por su parte, el Consejo han remitido una Circular a los Colegios para que informen a sus colegiados y coordinen las acciones para acabar con esta injusta y reprobable situación.

Redacción

Eventos del Consejo

InfoEnfermería

Imagen Infoenfermeria

¡SUSCRÍBETE AL BOLETÍN ENFERMERO!

Boletín Enfermero

¡SUSCRÍBETE A ENFERMERÍA FACULTATIVA!

Revista Digital

Volver

Para poder ofrecer los servicios de la web y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Por el mero hecho de navegar por la página usted acepta el uso de cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas consulte la Política de Cookies.