Viernes, 11 Marzo 2016 10:48

Las enfermeras riojanas cuentan con un monumento que reconoce su labor

Escrito por

Las enfermeras riojanas cuentan desde hoy con un monumento, situado junto a la rotonda del paseo del Prior con la calle San Millán, con el que se reconoce su labor, cuando se cumple el Centenario del Colegio de enfermería de La Rioja.

El monumento ha sido realizado por el escultor Alejandro Narvaiza, y ha sido inaugurado, bajo la lluvia, esta mañana por la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, por la consejera de Salud, María Martín, el presidente del Colegio de enfermería de La Rioja, Pedro J. Vidal Hernández y el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado.

La escultura, de tres metros de altura, a los que se une un pedestal de metro y medio, lleva por nombre ‘Monumento a las enfermeras riojanas’. En el pedestal se presentan diferentes inscripciones y una cita enunciada por el artista: “A las enfermeras riojanas, que nos ayudan a nacer, a vivir e incluso a morir”.

Tras la inauguración, el presidente del colegio de enfermería de la provincia ha destacado que, con este monumento, “queda una muestra de nuestra labor y dedicación a la sociedad riojana, en un día especial en el que nuestro colegio cumple 100 años”. Ha agradecido al Ayuntamiento de Logroño “las facilidades que nos ha puesto para su instalación”, así como por la Declaración Institucional en favor del colectivo.

“Esta celebración es significativa para toso los enfermeros, lógicamente y de modo particular para esta ciudad en la que se asienta la institución que desde hace un siglo les representa. Es por ello que quiero hacer extensivo este agradecimiento, por su capacidad y sensibilidad, no tan usuales, a la hora reconocer esa contribución de las enfermeras al bienestar de las personas, al ayuntamiento de esta ciudad y en especial a su alcaldesa”, ha argumentado Máximo González Jurado.

La alcaldesa de la capital ha agradecido al colegio de enfermería que “aporten arte urbano”, a través de un monumento, que “ha calificado de obra magnífica, que transmite a la vez fuerza y sensibilidad” realizado por el escultor Alejandro Narvaiza.

Éste último, ha destacado que con su escultura trataba “como en otras que realizo en espacios urbanos, que aporte algo a la ciudad”. Además, ha resaltado el aspecto social que tiene el colectivo de enfermeras, que “son gente abnegada, que entregan su vida a los demás”.
Es el monumento más grande Logroño, “y no es su tamaño lo más importante sino el mensaje que lo acompaña y que me enorgullece repetir: ¡A las enfermeras riojanas, que nos ayudan a nacer, vivir y morir!”, ha resaltado Gónzalez Jurado.

La obra

Para la elaboración de la obra han sido necesarios casi 5.000 kilos de barro, en un conjunto monumental de cuatro figuras adultas de tres metros de altura y otras dos, de un bebé y una niña, en una base de 1,90 metros de largo por 1,70 de ancho, conforma el bloque más grande dentro de su tipología en La Rioja. El modelo de barro va montado sobre un armazón de hierro. Posteriormente, se cubrió todo de yeso.

La obra representa la profesión de enfermería, en las tres vertientes de la matrona, representada con el bebé en brazos; la enfermera, que acompaña a una niña que tiene un brazo escayolado; y dos practicantes, uno de ellos llevando a un anciano en silla de ruedas. También aporta la perspectiva de la vida, representada en el nacimiento, la infancia, la edad adulta y la vejez. 

Contenido revisado en Junio de 2021
 © Consejo General de Enfermería 2021
Política de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas y publicitarias, propias y de terceros, que tratan datos de conexión y/o del dispositivo, así como hábitos de navegación para facilitarle la navegación y personalizar publicidad. Ten en cuenta que si las rechazas, no podrás usar todas las funcionalidades del sitio web.